Serpica Naro, Un Metabrand

Cómo Dejar De Seguir La Moda Y Crear Tu Propio Estilo

Durante los primeros años del 2000, los dj’s Punto y Branca comenzaron sus aventuras musicales dentro de La Cueva (No-Art Gallery), un espacio liberado para exposiciones de arte, fotografía, performances, events y veladas de Tango argentino dentro de la casa okupa ubicada en Via Gorizia, en el histórico barrio de Navigli en Milán.

En febrero de 2005, coincidiendo con la semana de la moda, apareció en las pasarelas de Milán una diseñadora japonesa que creó una de las mayores burlas del sistema de moda italiano: Serpica Naro, es decir, el anagrama de San Precario. El desfile de moda fue una forma de protesta por las condiciones laborales de los precarios y precarias de la moda, del entretenimiento y de la comunicación.

Los Dj’s Punto y Branca fueron convocados para musicalizar el desfile. Mientras el Milán que cuenta y los periodistas quedaron atónitos por el engaño, las chicas desfilaron al son de Electrotango, luciendo modelos que recordaban los temas de la precariedad laboral.

Pero, ¿quién es Serpica Naro, quién ha creado toda esta confusión?
Serpica Naro es un colectivo que se formó dentro de la experiencia de “Reload”, una comunidad de hackers con sede en la casa okupa de Via della Pergola en Milán. No es casualidad que Serpica Naro naciera en Milán durante la semana de la moda, cuando toda la ciudad se transforma en una pasarela frenética y grotesca, posible gracias a la explotación laboral de muchos, generando facturación para unos pocos elegidos.
Fue el comienzo del Nuevo Milenio cuando el lema “flexibilidad” produjo realmente el desmantelamiento de los derechos de los trabajadores tras la revolución digital, y una nueva organización del trabajo. Es por ello que la clase obrera, huérfana de partidos y con sindicatos enyesados (incapaces de captar el cambio que se estaba produciendo en el sistema económico y productivo, en la transición del trabajo asalariado al trabajo por encargo), tuvo que apelar al santo patrón rebelde “San Precario”. El falso desfile de modas del 2005 fue el momento perfecto para involucrarse en los engranajes del sistema para desenmascararlo y sabotearlo.
Después del desfile Serpica Naro no se detuvo y continuó su camino. El primer paso fue el lanzamiento de la marca que se había registrado para participar en la semana de la moda. Liberar la marca ha significado activar en términos prácticos la aplicación del concepto de meta-marca, un proceso de abrir y compartir códigos, conocimientos y experiencias, inspirado en la ética hacker del software libre: desde compartir el código fuente compartiendo el patrón.

Cuentenme un poco desde 2005 hasta hoy lo que han estado haciendo.
Tras el lanzamiento de la marca, creamos una asociación cultural que nos permitió participar en una licitación, gracias a la cual tenemos un verdadero taller abierto al barrio y a todo aquel que quiera probar suerte en la costura y todas las técnicas relacionadas. El laboratorio nos ha permitido implementar algunos proyectos de autoproducción que se agrupan bajo el concepto de meta-marca.

Por ejemplo:
www.instagram.com/lalupita
www.bubi.space
www.instagram.com/chironeinquinta
www.instagram.com/loredanag_

Compartir significa contenido abierto a cambio de contenido abierto, por eso nuestro lema es: “everyone es Serpica Naro”.

¿Pero Uds. no contestan la moda en sí misma?
No, Serpica Naro no contesta la moda en sí misma, le gusta el vestido, y mucho. Sin embargo, le gusta un concepto del vestir que no es uniforme ni codificado según tallas estándar en las que encajar, que atomiza las personalidades para aprovechar su soledad, que aplasta la creatividad y la individualidad. Le gusta el vestido concebido como una forma de oposición a un imaginario preestablecido.
La conspiración de Serpica Naro no es, por lo tanto, contra la moda, es más bien contra el sistema de la moda, que no se limita al sector industrial vinculado a la cadena de suministro textil, sino a aquel mundo que se apropia, incorpora, empaqueta y vende relaciones y estilos de vida basados ​​en el consumo inútil y repetido, en la anulación de identidades y la creatividad individual en el nombre de la marca, la etiqueta y lo superfluo.

¿Cómo ven el futuro de la moda?
Ahora se ha demostrado que la industria textil es una de las principales formas de contaminación y explotación laboral. Está claro, por tanto, que el modelo de fast fashion ya no es sostenible en los términos que conocemos y debemos inspirarnos en todas aquellas culturas del mundo en las que, a través de pequeñas tiendas, se confecciona ropa a medida.

¿Puede la moda sostenible ir a la par con el “Fast Fashion”?
El hecho de que muchas de las grandes empresas estén creando procesos de “greenwashing” (a veces con certificaciones ficticias, manipuladas para lavar la conciencia, y ser cada vez más aceptable para un mercado superficialmente atento a los temas ecológicos) es un indicador de que el ambientalismo se ha convertido en una verdadera estrategia de marketing y que las grandes empresas, para sobrevivir en el mercado, están tratando de interceptar las solicitudes de un cliente que se preocupa por sus opciones de consumo, sin estar realmente cambiando la sustancia. Mientras continúe esta mistificación, no podemos hablar de un cambio real.

¿Proyectos?
A lo largo de los años se nos han acercado sastres de diferentes partes del mundo, conocedores de un saber puesto a disposición de la comunidad. Con esta óptica, estamos llevando a cabo un proyecto denominado “Contamin-Action” con el que es posible hacer un traje a medida, totalmente personalizado y a un costo asequible, apoyando así la cadena de suministro corta. El taller es un espacio de experimentación para diversos proyectos, como el recorrido mágico del bordado propuesto por Miss Gorza (www.rosascorpione.com), o el curso de costura para hombres que nunca deben preguntar.

Son un colectivo de experimentación creativa con diferentes cursos. Cuéntanos más.
Organizamos todos los años cursos de costura básica, avanzada, tejidos hackeados, bordado anímico, batik y varias otras técnicas, siempre con el objetivo de promover un enfoque creativo, basado en “DiY” (Do it Yourself) y el uso experimental de tecnologías digitales.

¿Están en contacto con otras realidades similares en otras partes del mundo?
¡Si claro! Serpica Naro siempre ha tenido una mirada atenta al mundo y a realidades similares. Al principio nos inspiramos mucho en la obra de “Yo Mango” (colectivo español que denunciaba el consumismo en el mundo de la moda). A lo largo de los años hemos establecido relaciones con varios grupos, incluidos “Irregular Rythm Asylum of Tokyo” o “Somos Libres Arte Peruano”. Nos han invitado a llevar nuestros proyectos a Berlín, Ginebra, Zagreb, Barcelona y ​Ljubljana.

Lo último: ¿Tiene algún consejo para nosotros?
¡Sí, subvertir los roles y cánones! También podría ser un buen consejo para el mundo del tango.

Comentar Artículo

Suscribite a Metafierro

Recibí novedades y contenidos exclusivos.