María Nieves: Fui una tremenda transgresora

por Ariadna Naveira

María Nieves es un referente indiscutido del Tango, y también la referente de muchas mujeres en el ambiente. Se ha escrito mucho sobre la bailarina pero poco sobre la María que no conocemos. Por eso surge esta entrevista. Ningún artista lo es sin ser uno mismo primero, conozcamos a esa María primaria, la que está primero, la que se llama solamente María.

¿Quién es María Nieves?
María Nieves es una persona, empieza diciendo y la invade el pensamiento. Bueno, soy una persona que siempre fue por derecha en la vida. Soy una persona que nunca fue mentirosa, nunca fue envidiosa y menos rencorosa. Eso lo aprendí de mi madre. Esa soy. Esa es María Nieves.

¿Qué te gusta y qué no te gusta de vos?
A mí me gusta como soy yo, cómo me manejé en la vida. Tanto en la privada como en la profesional. ¡Soy una mujer fuerte! Lo que no me gusta es el haber sido tan tonta en mi juventud, ¡tan inocente!

¿A qué le temés?
En este momento, a mis 86 años, no le temo a nada. Ni a la muerte, mirá lo que te digo.

Todo tiempo pasado fue mejor, ¿es verdad o es un mito?
No se puede decir si es verdad o mito. Para mí, mi tiempo pasado fue mucho mejor que éste, toda la vida. Porque la gente era diferente; ibas y pedías que te presten un poco de azúcar a un vecino, o un huevo y te lo daban. Después vos si podías lo devolvías. ¡Eso era maravilloso! Ahora, yo vivo en un edificio de departamentos donde no sé quién vive, cómo se llaman ni en qué piso están. Eso para mí es muy feo. Entonces, yo extraño el pasado.

¿Cuál es el momento del pasado que te gustaría revivir y por qué?
Si hay otra vida me gustaría vivir la misma vida, siempre lo digo. Con mucha pobreza, pero pobreza de verdad. ¡Mi infancia! Con todos mis hermanos, mi madre. Pobre, pero esa misma infancia mía. Era muy diferente la vida a la de ahora. Si la gente te veía caer corría una cuadra para ayudarte. ¡Hoy no ayudan a cruzar a los ciegos, los evitan! Pienso que los argentinos hemos cambiado pero para mal.

¿De qué te arrepentís?
¡De nada! De nada… Si cometí algún error ya está borrado. O sea, no tengo de qué arrepentirme porque nunca le hice daño a nadie. Entonces yo me acuesto y duermo feliz. Tranquila.

¿Qué es el arte y para qué sirve?
“Helarte” es morirte de frío y a mí no me gusta el invierno, ¡amo el verano! jajajajajajaja-, responde entre risas porque a pesar de haber pasado un año duro debido al virus, María no pierde esa chispa.
El arte es lo que yo hacía en el escenario para un público que pagaba para verme y yo tenía que darle todo a ellos. Eso es arte aunque sea tango. Porque el tango está mal mirado en la Argentina. Sirve para expresar emociones diferentes. El tango tiene mucho amor pero también tiene odio.

Abajo y arriba del escenario, ¿el tango es el mismo?
¡No, para nada! Arriba del escenario necesitás una energía totalmente distinta a la de abajo. ¡Totalmente! Porque bailar abajo bailás con cualquiera y disfrutás de acuerdo al compañero que tenés. Pero arriba tenés que dar algo. Porque la gente paga para verte, tenés que dar todo. Entonces ahí, en esa energía hay nervio, fibra, ¡está todo!

Antes dentro de un mismo estilo había diferentes personalidades. ¿creés que esto ha cambiado en la actualidad?
¡Totalmente! ¡Totalmente! Te lo digo con todo mi corazón. Porque yo fui una tremenda transgresora. En todo. Yo tenía mi pelito largo pero se me erizaba y no me gustaba, entonces me lo corté. Quise ser yo. Quise ser un nuevo estilo, no imitar a nadie.
Si te fijás en todas las fotos mías, toda ropa diferente visto. No la cosía yo porque no soy modista pero yo me inventaba los modelos. Me corté el pelo y me aguanté cargadas por la calle con mi pelito corto. Pero me encantaba que me cargaran, porque era yo, y yo logré eso. Y me gustaría que las chicas jóvenes se hicieran un poquito transgresoras en eso y no en otras cosas de la vida. Porque todas compran la ropa hecha ahora, y todas de distintos colores, distintas telas pero todas con ese tajo atrás que queda tan anti estético mostrando la cola, cuando en realidad para ser sexy una ¡no necesita desnudarse!

El tango ¿se puede enseñar o sólo se aprende?
Mirá, en este momento te digo que se puede enseñar porque está lleno de maestros. Como también de “maestros” (entre comillas), porque de repente estudian con los buenos dos meses y se van afuera a dar clases, y se llenan de guita, arruinándoles la plaza a los verdaderos maestros y maestras que tenemos.
En mi época no había maestros. Había una sola academia, creo recordar, y encima era para el levante según me dijeron. Yo no podía ir porque era menor de edad. No había maestros. Se aprendía a los pisotones, bailando con diferentes hombres en la milonga. Patadas, peleas a piñas porque venían las barras de otros clubes. Nosotras defendíamos a nuestros compañeros. Entonces los agarrábamos de los pelos también, éramos bravas ¡Éramos tango!

¿Hay algo que considerás importante decirnos?
Les daría un consejo a los jóvenes, más ahora con esta actualidad de la pandemia donde hay parejitas que no tienen ni para comer y eso es espantoso, pero que no larguen el tango, que sigan, que aguanten un poco más. Son jóvenes y pueden dejar (el tango), como les digo a las chicas, que tengan un hijo, el tango puede esperar. Porque después cuando querés tenerlo, pasaste de moda. Pero me daría pena que los jóvenes se fueran del tango y se dedicaran a otra cosa. Yo quiero que haya muchos bailarines para que el tango danza no muera nunca. Porque a las orquestas y a los cantantes, aunque sea un poquito los escuchas por radio. El bailarín de tango tiene que rendir examen noche a noche.

“¡Arriba chicos, no claudiquen! Les dejo un beso y mi corazón de Tango.”

María Nieves Rego, conocida artísticamente como María Nieves (Buenos Aires, 6 de septiembre de 1934), es una destacada bailarina, milonguera y coreógrafa de tango argentino. Conocida mundialmente, integró el elenco del espectáculo Tango Argentino, estrenado en 1983. Durante varias décadas formó pareja de baile con Juan Carlos Copes, hasta que se separaron en la década de 1990.

“Soy Tango” – Biografía De María Nieves por María Oliva

Después de varios meses de entrevistas con María Nieves, la autora de este libro consiguió darle forma de biografía y, con una generosidad maravillosa, le cedió la primera persona a la bailarina que trascendió fronteras y representó a la Argentina en el mundo.
En este libro María Nieves es conducida delicadamente a contar su vida, los momentos más oscuros y los más felices.

Comentar Artículo

Suscribite a Metafierro

Recibí novedades y contenidos exclusivos.