De guerra y Tango en Latakia (Siria), el lugar donde una Dama creó una milonga

Por Gabriele di Bucchianico

Algunas imágenes vienen a mi mente cuando pienso a la vez en tango y Siria.
La primera que recuerdo tiene que ver con Google. Si buscas en Google “tango Aleppo 30s” encontrarás una imagen. Es una foto antigua, tomada en la década de 1930 en Alepo, que muestra a gente bailando. Descubrí que era el viejo consulado alemán y probablemente, no estoy seguro por supuesto, esa gente estaba bailando tango.

El segundo, muy contundente, es un «mural» con el retrato de Maradona, pintado tras su muerte, entre las ruinas de la guerra.
El tercero, siempre relacionado con la guerra, proviene de You Tube y es un video filmado hace algunos años en Latakia. Se llama “Syrian Tango” (https://www.youtube.com/watch?v=fW9Pn2YV3i4&t=6s) y me emocionaron dos bailarines bailando tango en una plaza. El video nos narra cómo esta gente está saliendo del dolor y problemas de la guerra y cuán importante es la música para volver a tener una vida normal.
La última imagen es sobre una dama, una maravillosa dama que actúa como DJ de Tango, además bailarina y profesora de tango y creó una Milonga en Latakia. Es muy conocida entre los Tangueros en Facebook ya que suele publicar maravillosas imágenes de su milonga.
Así que, recopilando estas imágenes, decidí traerte a Latakia para contarte cómo la bondad y la gracia pueden vencer la guerra y el odio y por qué bailar tango es una forma de “seguir siendo humano” y creer en el futuro.

En primer lugar, debemos subrayar que Latakia es muy conocida por su gran patrimonio histórico (el primer alfabeto se hizo aquí en Ugarit), y su papel como ciudad con una fuerte identidad, siempre fue muy importante, miles de años antes de la conquista árabe Hoy es el puerto más importante de Siria pero, últimamente, gracias a la gran pasión de una dama, se está dando a conocer, en las redes sociales más importantes, también por una milonga muy activa, “Latakia Milonga”, y su anfitriona: Abeer Yakoub.
Entonces, la curiosidad me llevó a involucrarla para conocer más sobre el Tango y su importancia para Latakia; especialmente en estos tiempos tan difíciles para Siria.

Sé que, en la era moderna, el Tango se empezó a bailar en Siria desde 2006, en Damasco, la maravillosa capital de la nación. Allí se ha montado la primera milonga y estudios (Damasco será sin duda uno de mis próximos pasos siguiendo el hilo rojo del Tango en el Mediterráneo Oriental) de Amer Saima y otro sirio, Muhaimin Malas, que últimamente ha escrito el primer libro escrito en árabe sobre tango; Otros protagonistas dignos de mención para la promoción del Tango en Damasco son Ahmed Ma’asas, profesor de una importante escuela y una simpática e inteligente bailarina, Rima Haddad, muy presente también en Latakia.

Hoy en Latakia, por supuesto, hay muchos profesores y escuelas. Quizás el más famoso sea el de Fadi Nassif y, personalmente, conozco, por ejemplo, a Nora Alshareef, mi gran amiga en FB y bailarina y profesora muy inteligente, y muchos otros que están trabajando para desarrollar el Tango en Latakia. Espero que me perdonen si no los menciono. En mis cuentos suelo hablar de personas que conocí o que conozco y estas líneas son testimonio de la pasión por el Tango desde mi punto de vista. Prometo escribir algo más sobre el movimiento del tango en Siria lo antes posible y que me sea permitido.

Volviendo a Abeer, ella me dijo que conoció el Tango hace 15 años en Latakia en la “escuela rusa marrich”.
Empujada por su gran pasión, Abeer abrió “Latakia Milonga” en 2016 y fue la primera en esa ciudad. Como ella dice: “Combina muchas escuelas y amantes del tango en Siria”.
Latakia Milonga se encuentra dentro de un restaurante. Tiene una pista de baile circular y en cada evento, los tangueros pueden encontrar flores y un ambiente muy elegante que les da la bienvenida. Durante el verano, la milonga se acerca al mar en una fantástica terraza en el paseo marítimo llamado “View” así como en otro lugar llamado “Manuela” y, muy a menudo, “Lazzaros”: un lindo restaurante con una hermosa pista de baile.
Generalmente, los bailarines que asisten a Latakia Milonga prefieren el tango clásico, aunque algunos tangueros también aprecian el tango nuevo.

A lo largo de los últimos 5 años, esta milonga ha realizado actividades, albergando talleres y maestros argentinos, y muchos otros eventos.
Entonces, por supuesto, me pregunté de qué manera pudieron establecer todas esas actividades durante la guerra. Ella me dio una respuesta asombrosa.
“Bailamos tango antes de la guerra y seguimos bailando durante la guerra. La guerra nunca nos impedirá planificar y organizar milonga y practicar Tango; incluso con el sonido de las balas de fondo.
Subiremos el volumen y llenaremos la atmósfera de alegría, amor y paz. Queremos bailar por la paz.
Durante la guerra nunca dejamos de bailar y soñar y la música era un refugio agradable y seguro para todos nosotros. La guerra no nos impidió ir a la milonga a pesar de la peligrosa situación y el sonido de los proyectiles».
Le pregunté a Abeer qué esperaba para su milonga y, sin dudarlo, me dijo que su principal objetivo es difundir la cultura del Tango aumentando el número de la comunidad tanguera.
Algún día, estaría feliz de acogernos a todos en un festival internacional en Latakia, con suerte cuando la situación sea mejor.
Por supuesto, vamos a reservar nuestras entradas.

Un Comentario

  1. Gerlando 1 septiembre, 2021 at 10:10 am - Reply

    Bellissimo Il coraggio che noi Italiani no possiamo trovare x le leggi covid A molti di noi ci ha messo fuori pista Soffrendo. La danza assente o quasi .

Comentar Artículo

Suscribite a Metafierro

Recibí novedades y contenidos exclusivos.